LAS VENTAJAS DE LOS PRODUCTOS DE V GAMA

Hoy en día la evolución de las técnicas y material de cocina nos ha permitido clasificar todos los tipos de alimentos en varias gamas, que van de la I a la V. Dentro del primer grupo podríamos clasificar a los alimentos frescos no cocinados. En el segundo, las conservas y latas. La III gama está formada por aquellos productos, aún sin cocinar, congelados. En la IV gama nos encontramos alimentos procesados envasados al vacío, como verduras mientras que, finalmente, la V gama la forman aquellos alimentos preparados y listos para consumir.

Y es, precisamente, la V gama la que vamos a tratar en este artículo de hoy. Como su nombre indica, esta gama de alimentos está situada en un quinto lugar en el escalafón de alimentos. Y esto no es porque su calidad sea peor sino porque es la gama más nueva, formada por alimentos de última generación ya listos para su consumo.

Evidentemente, es posible que la primera cuestión que asalte al lector sea si se tratan, en realidad, de productos “precocinados” o “preelaborados”. Sin embargo, eso no es así, pues son productos resultados de la aplicación de las nuevas tecnologías aplicadas a la alimentación. De esta forma, podremos tener listas platos muy bien elaborados con un acabado similar al de un plato recién cocinado pero con la ventaja de su rapidez de servicio y su durabilidad.

Estos productos pertenecientes a la V gama son, por norma general, de una calidad muy alta y perfectamente seguros gracias a la combinación de altas temperaturas en su elaboración y un posterior enfriamiento rápido para facilitar su conservación. De esta forma, se garantiza la eliminación de los posibles microorganismos patógenos mientras que se mantienen las características intactas de ese plato (olor, color, textura…). Es decir, es como si estuvieran recién hechos.

Además, entre las grandes ventajas que tienen los alimentos de V gama, podemos encontrar los siguientes:

-Facilidad de abrir, calentar y servir.

-Poder ofrecer una gran oferta de platos sin necesidad de tener más personal en cocina.

-Capacidad de ofrecer al cliente siempre la misma calidad.

-Disminución de riesgos de infecciones u otros problemas sanitarios.

-Más disponibilidad de tiempo para que el equipo de cocina desarrolle más funciones de innovación.

Estas son algunas de las grandes ventajas de los productos de V gama y, como podéis ver, solo implican beneficios para el negocio. El uso de estos platos y productos permite mejorar sobremanera la gestión de la cocina sin que por ellos se resienta la calidad del plato y la atención al cliente. Es, por tanto, una buena manera de ahorrar ciertos costes sin perder calidad de cara al cliente, que será el juez más importante.

Utilizamos cookies propias necesarias para el correcto funcionamiento de la web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para obtener más información pulse aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies