CONSEJOS PARA ABRIR TU NEGOCIO

El emprendimiento y la apertura de un negocio otorgan la posibilidad a las personas de ser sus propios jefes y dirigir sus empresas siguiendo los cauces que uno desee. Sin embargo, a la hora de abrir un negocio se plantean diferentes situaciones y posibilidades que han de ser tenidas en cuenta, estudiadas y valoradas para así poder decidir qué modelo de negocio es el que más conviene a cada emprendedor y cuál será susceptible de tener más éxito.

Tenemos que tener claro si deseamos partir desde una idea nueva y comenzar un negocio desde cero o si, por el contrario, nos merece más la pena elegir un modelo de una franquicia y abrir el negocio en base a ella. Hoy nos vamos a centrar en los franquiciados. Por eso, tras haber decidido en qué sector queremos abrir nuestra franquicia, hay que realizar un análisis: el de las tres “P” (personal, profesional y patromo

El emprendimiento y la apertura de un negocio otorgan la posibilidad a las personas de ser sus propios jefes y dirigir sus empresas siguiendo los cauces que uno desee. Sin embargo, a la hora de abrir un negocio se plantean diferentes situaciones y posibilidades que han de ser tenidas en cuenta, estudiadas y valoradas para así poder decidir qué modelo de negocio es el que más conviene a cada emprendedor y cuál será susceptible de tener más éxito.

Tenemos que tener claro si deseamos partir desde una idea nueva y comenzar un negocio desde cero o si, por el contrario, nos merece más la pena elegir un modelo de una franquicia y abrir el negocio en base a ella. Hoy nos vamos a centrar en los franquiciados. Por eso, tras haber decidido en qué sector queremos abrir nuestra franquicia, hay que realizar un análisis: el de las tres “P” (personal, profesional y patromonial). Esto hay que hacerlo porque, aunque el modelo de negocio elegido sea un franquiciado y la misión del nuevo emprendedor sea arrancar un negocio basado en un modelo exitoso, dicha empresa no va a estar exenta de riesgo y es posible que surjan problemas. Ante todo, tenemos que ser conscientes en todo momento de los recursos económicos de los que disponemos.

En función del riesgo que el emprendedor esté dispuesto a correr podrá decantarse por una marca más consolidada o apostar por una novedosa. Los más conservadores suelen decantarse más por el primer modelo. También los que disponen de un mayor presupuesto puesto que el canon será más caro ya que son franquicias que “aseguran” el éxito de una manera más sencilla que las nuevas.

Por el contrario, los franquiciados más recientes son los que más recomiendan los expertos ya que, aunque el riesgo sea mayor, la condiciones de y el canon de entrada son, por lo general, inferiores y también salen beneficiados con la duración de los contratos. Estos suelen ser más largos, facilitando así la labor de retorno económico y rentabilidad.

Otro aspecto fundamental a tener en cuenta es la inversión que hay que realizar. Generalmente, las marcas ofrecen distintos tipos de franquicias, que se adaptan a cualquier tipo de inversión. Así, es posible abrir un establecimiento pequeño, apenas un puesto o un stand en un mercado gastronómico, o un establecimiento de grandes dimensiones en el centro de una localidad. Siempre a gusto del futuro empresario y de acuerdo a su capacidad económica. En este sentido, los expertos también recomiendan que al menos el 50% de la inversión provenga de recursos propios ya que una financiación 100% externa puede ser problemática a la hora de la explotación dados sus altos intereses.

Además, la localización del negocio es fundamental para el propio éxito de este. Normalmente, la marca orienta al emprendedor sobre el tipo de local que se requiere y el área donde desea abrir la nueva franquicia, siendo la búsqueda labor del nuevo empresario. Así, por ejemplo, para negocios de restauración se recomiendo establecerse en centros comerciales o zonas céntricas o de oficinas.

Finalmente, como último consejo, nunca hay que pensar que el abrir una franquicia de una marca con un contrastado éxito a sus espaldas es garantía de éxito. Es importante acordar con la franquiciadora la exclusividad de la zona para evitar competencia de la propia marca y también asegurarse de que el contrato posee una duración que permita amortizar la inversión y ganar dinero.nial). Esto hay que hacerlo porque, aunque el modelo de negocio elegido sea un franquiciado y la misión del nuevo emprendedor sea arrancar un negocio basado en un modelo exitoso, dicha empresa no va a estar exenta de riesgo y es posible que surjan problemas. Ante todo, tenemos que ser conscientes en todo momento de los recursos económicos de los que disponemos.

En función del riesgo que el emprendedor esté dispuesto a correr podrá decantarse por una marca más consolidada o apostar por una novedosa. Los más conservadores suelen decantarse más por el primer modelo. También los que disponen de un mayor presupuesto puesto que el canon será más caro ya que son franquicias que “aseguran” el éxito de una manera más sencilla que las nuevas.

Por el contrario, los franquiciados más recientes son los que más recomiendan los expertos ya que, aunque el riesgo sea mayor, la condiciones de y el canon de entrada son, por lo general, inferiores y también salen beneficiados con la duración de los contratos. Estos suelen ser más largos, facilitando así la labor de retorno económico y rentabilidad.

Otro aspecto fundamental a tener en cuenta es la inversión que hay que realizar. Generalmente, las marcas ofrecen distintos tipos de franquicias, que se adaptan a cualquier tipo de inversión. Así, es posible abrir un establecimiento pequeño, apenas un puesto o un stand en un mercado gastronómico, o un establecimiento de grandes dimensiones en el centro de una localidad. Siempre a gusto del futuro empresario y de acuerdo a su capacidad económica. En este sentido, los expertos también recomiendan que al menos el 50% de la inversión provenga de recursos propios ya que una financiación 100% externa puede ser problemática a la hora de la explotación dados sus altos intereses.

Además, la localización del negocio es fundamental para el propio éxito de este. Normalmente, la marca orienta al emprendedor sobre el tipo de local que se requiere y el área donde desea abrir la nueva franquicia, siendo la búsqueda labor del nuevo empresario. Así, por ejemplo, para negocios de restauración se recomiendo establecerse en centros comerciales o zonas céntricas o de oficinas.

Finalmente, como último consejo, nunca hay que pensar que el abrir una franquicia de una marca con un contrastado éxito a sus espaldas es garantía de éxito. Es importante acordar con la franquiciadora la exclusividad de la zona para evitar competencia de la propia marca y también asegurarse de que el contrato posee una duración que permita amortizar la inversión y ganar dinero.

Utilizamos cookies propias necesarias para el correcto funcionamiento de la web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para obtener más información pulse aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies